La importancia de la traducción jurada para las empresas

La traducción jurada es uno de los grandes desconocidos para el público general. Muchos dan por hecho que todas las traducciones son juradas, otros tantos la confunden a menudo con la traducción jurídica, y directamente hay quien ni sabe que existe.

Por ello, para poder hablar de qué importancia tiene la traducción jurada para las empresas, es importante aclarar a qué nos referimos con este término. Una traducción jurada es una traducción oficial llevada a cabo por profesionales acreditados como “traductor e intérprete jurado” por el Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación (MAEC). Si bien hace algún tiempo esta acreditación se podía conseguir cursando una asignatura de especialidad en la Licenciatura de Traducción e Interpretación, actualmente la forma de conseguirla es aprobando una serie de exámenes que el ministerio convoca cada cierto tiempo. Además, cabe destacar que esta acreditación se concede por combinación lingüística, de manera que si un traductor es traductor jurado de la combinación inglés-español, no podrá sellar traducciones juradas de ninguna otra combinación, a menos que obtenga la certificación pertinente para la misma. El documento traducido deberá incluir un texto tipo donde aparezca el nombre y el nº de nombramiento del traductor y deberá estar sellada por este. De esta forma, el traductor será responsable legalmente del contenido de su traducción.

Por otro lado, también es importante destacar que cualquier documento puede ser objeto de una traducción jurada, desde un contrato a un análisis de sangre, ya que lo que marca que una traducción deba ser jurada o no es la finalidad del documento. Y es aquí donde surge la principal duda sobre el asunto que nos compete: ¿qué documentos puede necesitar traducir una empresa que necesiten ir jurados? Bien, en primer lugar, diremos que el abanico es muy amplio y que hay tantas posibilidades como empresas en el mundo, pero vamos a intentar generalizar.

Si partimos de empresas pequeñas cuyo mercado es únicamente local o nacional, a priori podemos pensar que no tienen por qué necesitar de traducciones juradas. Sin embargo, si nos ponemos en el supuesto de que estas empresas deseen contratar a un empleado extranjero, es posible que sí deban emitir o recibir cierta documentación en otro idioma, y esto, al tratarse de trámites administrativos oficiales, requerirá de una traducción jurada. En el siguiente escalafón, situaríamos a las empresas que, si bien se dedican al mercado local, importan productos de otros países. En este caso, y sobre todo si hablamos de países de fuera de la Unión Europea, toda la documentación necesaria para las aduanas y para poder llevar a cabo la importación también será susceptible de ser objeto de una traducción jurada.

Por último, hablaremos de las empresas multinacionales, que sin duda son las que más documentación multilingüe pueden generar. Aquí los ejemplos son ciertamente numerosos. A los casos que hemos expuesto más arriba podríamos sumarles, en primer lugar, las exportaciones. Ya no hablamos únicamente de documentos o certificados aduaneros, sino de certificados de calidad, características técnicas de los productos, etc. Otro aspecto bastante común en este tipo de empresas es la movilidad de trabajadores entre países, lo que se conoce como “expatriados”. Nuevamente, son muchos los documentos que se necesitan para estos trámites, y todos ellos requerirán de traducción jurada. Asimismo, debemos mencionar también que a menudo estas empresas firman contratos y acuerdos con empresas que se rigen por otra legislación. Así pues, es habitual que se establezca cuál será la legislación de referencia para los contratos y cuál será la que rija en caso de arbitraje y, en caso de disputas legales, toda la documentación que deba presentarse que esté originalmente redactada en un idioma distinto al de la jurisdicción pertinente deberá ir acompañada de la correspondiente traducción jurada.

Así pues, como hemos podido comprobar, la traducción jurada está más presente y es más necesaria de lo que se cree en el ámbito de la empresa. Por este motivo, es muy importante que se tenga claro cuáles son las características de una traducción jurada y que las empresas cuenten con profesionales de referencia a los que poder encargar estas tareas, para así evitar cualquier posible problema legal.

Desde FAST.txt podemos ofreceros servicios de traducción jurídica. Para más información,  puedes escribir a presupuestos@fasttxt.es

Artículo redactado por Cristina Esteban perteneciente al equipo de FAST.txt

error: