El idioma asturiano: caracterización y situación actual

El asturiano, también conocido como bable, es el glotónimo que el idioma asturleonés recibe en la región de Asturias, lengua emparentada con las hablas tradicionales de la región histórica de León (en León y Zamora, donde se denomina leonés), y Miranda de Duero (en Portugal, donde se denomina mirandés).

Desde un punto de vista lingüístico, el asturleonés forma parte del grupo iberorromance occidental (al igual que el castellano o el gallego-portugués), y surge de la evolución particular que experimentó el latín en el antiguo reino de Asturias (después llamado reino de León). Internamente, se distinguen tres grandes áreas dialectales: la oriental, que comparte algunas características con el montañés de Cantabria, constituyendo este un estadio más próximo al castellano; la central, considerado el modelo de lengua escrita para el idioma asturiano; y, por último, la occidental, que abarca los dialectos del Occidente asturiano, León, Zamora y Miranda de Duero. Asimismo, en algunas zonas de Salamanca y Extremadura se conservan rasgos dialectales que pueden relacionarse con el idioma asturleonés.

Visto esto, es importante destacar que el asturiano es un idioma distinto al castellano o español, y no una derivación o variante dialectal del mismo. El asturiano y el castellano son el resultado del latín hablado en Asturias y en Castilla (respectivamente) durante el período medieval. Las dos lenguas surgieron en un pequeño rincón del norte de la península ibérica, y fue después cuando se extendieron hacia al sur, a medida que los primitivos núcleos cristianos de resistencia iban ganando terreno al islam. Sin embargo, sus hablantes no corrieron la misma suerte.

idiomas - fasttxt.es

Origen e historia de la lengua asturiana

El castellano, y sus vecinas el asturiano y el navarro, nacieron sin testigos. Diríamos que las primeras transformaciones del latín que habrían de dar lugar al castellano se produjeron en boca de hablantes de vasco, o tal vez de íbero. Lo sabemos por dos rasgos inequívocos: la reducción a cinco del variado vocalismo latino, y la pérdida de f- inicial, que hoy recordamos con una h- en la ortografía: hacer, harina, hormiga, que en latín fueron facere, farinam y formicam; y que en asturiano son fer, fariña, formiga, a pesar de la proximidad geográfica.

Y si el castellano surgió en Castilla, Asturias dio cobijo al dialecto del latín que en su extensión hacia el sur pasó a llamarse asturleonés, de la misma forma que la derivación del latín del reino de Navarra pasó a llamarse navarroaragonés (y, más tarde, solo aragonés). También la evolución de la lengua de los romanos en Cataluña se llamó primero catalán, y, más al sur, valenciano; la de Galicia, por su parte, galaicoportugués. 

La evolución de los dialectos del latín en la península ibérica estuvo condicionada por los triunfos políticos de Castilla frente a los más moderados de otros reinos peninsulares.

idioma - fasttxt.es

Influyó el castellano en la debilidad del asturleonés y del navarroaragonés, así como del mozárabe, que es el desarrollo del latín hablado en los territorios ocupados por los musulmanes. En este sentido, el castellano habría de correr la misma suerte que el francés en el país galo, o que el toscano en la península itálica, imponiéndose progresivamente sobre sus lenguas vecinas. Por tanto, las causas que condujeron a que el habla de rudos pastores cántabros refugiados en las montañas se convirtiera en una de las más importantes de la humanidad, responden a factores extralingüísticos, y, concretamente, a la preponderancia política y militar del reino de Castilla durante la Reconquista.

El galaicoportugués, por su parte, no solo sería amparado por la administración portuguesa, en tanto reino independiente, o por la poderosa Iglesia compostelana, sino que también conocería un gran prestigio como lengua poética en la corte castellana.

Sin embargo, la lengua asturleonesa, desposeída del amparo político que pudiera ofrecerle el antiguo reino independiente, quedará arrinconada en un territorio periférico cuyos centros neurálgicos (León, Oviedo, Astorga) languidecen ante el definitivo desplazamiento hacia el sur peninsular del escenario político, económico y cultural del momento. Por ello, el idioma asturiano se verá expuesto a una mayor inestabilidad e incertidumbre, debido fundamentalmente a una falta de promoción, agravada por la progresiva penetración del castellano en su propio territorio histórico.

 

idioma - fasttxt.es

Conservación del asturiano y panorama actual

Pese a la ‘marginación’ del asturiano como consecuencia de la evolución política de los reinos hispánicos durante el Medievo, en Asturias esta lengua se mantuvo con más vitalidad; y, desde antaño, sus hablantes han sido conscientes de expresarse en una lengua distinta al castellano. Así pues, es en el período comprendido entre los siglos XV y XVII cuando los asturianos adquieren la consciencia de hablar una lengua distinta. Antón de Marirreguera es considerado como el autor de la primera obra literaria conservada en asturiano, el Pleitu ente Uviéu y Mérida pola posesión de les cenices de santa Olaya (1639). Asimismo, en el siglo XVIII la literatura en bable adquirió un gran impulso, de la mano de autores como Gaspar Melchor de Jovellanos, uno de los mayores promotores de la cultura asturiana.

Sin embargo, a partir del siglo XIX el proceso de castellanización vinculado a la creación del Estado-nación se agudiza, también en el norte de España. La sociedad asturiana se industrializa mayoritariamente, y, poco a poco, la población se desplaza a las ciudades y comienza la escolarización masiva en castellano. La situación del asturiano empeora aún más con la llegada del siglo XX; durante la dictadura franquista, el castellano es la única lengua permitida en la enseñanza, la administración, los medios de comunicación, el comercio, etc.

La reivindicación moderna del asturiano nace en los años 70, de la mano de un grupo denominado Conceyu Bable, en torno al que se aglutina una nueva generación que aprecia el asturiano y pretende su recuperación y dignificación. Fruto de este movimiento, surge en 1980 (ya en democracia) la Academia de la Llingua Asturiana, una institución pública vinculada al Gobierno del Principado de Asturias. A su vez, en el Estatuto de Autonomía de Asturias, aprobado en 1981, se hace mención explícita del reconocimiento de la lengua asturiana, garantizando su protección y promoción. A este resurgir de la lengua y la literatura en asturiano se conoce como Surdimentu.

idiomas - fasttxt.es

A este respecto, uno de los objetivos para los que se creó la Academia de la Lengua Asturiana era el de elaborar una normativa que permitiera su empleo, especialmente el escrito, por parte de toda la comunidad asturianohablante. Esto implicaba la elaboración de distintos materiales, entre los que se encuentran la ortografía y la gramática.

Sin embargo, el Estatuto sigue sin reconocer al asturiano como lengua cooficial del Principado (junto con el castellano), pese a que la Constitución española sí lo permite. Así, rara vez se ha visto al Gobierno de Asturias utilizar el asturiano en sus intervenciones, documentos oficiales, publicaciones o mensajes institucionales. Por su parte, en la educación el asturiano no se emplea como lengua vehicular para la enseñanza de ninguna materia, sino que únicamente se contempla como asignatura optativa.

No obstante, pese a que la presencia del idioma asturiano sigue siendo muy limitada, es muy frecuente asistir entre los habitantes de Asturias al uso de un habla mixta entre el asturiano y el castellano, conocida como Amestáu. Si has estado alguna vez en el Principado, seguro que has podido escuchar alguna expresión de este tipo:

  • Demostrativos: esti coche.
  • Anteposición del artículo en los posesivos: prestóme, hízote, quitáronnos.
  • Predominio de diminutivos en -in, con plural -inos: perrinos.
  • Determinadas interjecciones apelativas: ho (hombre), ne (mujer) –
    ¿Qué ye, ho?
    (“¿Qué pasa, hombre?”)
  • Uso de -u para singulares masculinos: paisanu.

 

Carlos Sánchez Luis

 

 

 

error: