La traducción gastronómica como rama especializada

Cuando hablamos de gastronomía, no nos limitamos únicamente al conjunto de alimentos o platos típicos de una localidad, sino que se trata de un concepto mucho más amplio que abarca, entre otras cuestiones, las costumbres alimentarias, las tradiciones, los procesos, las personas y los estilos de vida que se definen en torno a la misma.

En este sentido, hemos podido observar cómo en los últimos tiempos se ha producido un creciente interés alrededor de los alimentos tradicionales y los platos típicos, hecho que ha condicionado la elevación de la gastronomía y su consideración como parte indispensable del patrimonio cultural. De hecho, dada la capacidad de la gastronomía para atraer a los viajeros, no es de extrañar que en muchos casos llegue a considerarse como la principal motivación del viaje.

 

Gastronomía y turismo

La especialidad de la traducción gastronómica ha cobrado en los últimos años mayor importancia debido al aumento del turismo. Vivimos en una sociedad marcada por la globalización, en la que los viajes están a la orden del día, y viajar a un nuevo lugar implica probar la gastronomía local.

El mercado turístico está reconociendo cada vez mayor importancia a la esfera emocional de las experiencias turísticas, lo que ha motivado una profunda transformación de una industria que, si bien está inserta en un mercado de servicios, se está convirtiendo cada vez más en un “mercado de emociones”. Luego, en esta novedosa tendencia del mercado turístico, la identidad y la autenticidad de un territorio se disponen como los principales atractivos para el turismo moderno. A este respecto, resulta bastante ilustrativo el significado del anglicismo foodies, que hace referencia a aquellos consumidores curiosos de las culturas gastronómicas regionales y deseosos de conocer la identidad de una localidad a través del paladar.

El recurso gastronómico, a diferencia de otros potenciales elementos de la oferta turística, presenta la ventaja de poder contar con un producto tangible, sensorial, capaz de comunicar el patrimonio cultural inmaterial que subyace bajo los hábitos culinarios.

 

especializada - fasttxt.es

La comida como parte integrante de la cultura

La alimentación encarna un complejo sistema de representaciones simbólicas fruto de una cultura concreta, pues las costumbres cotidianas y sociales se entienden mejor a través de la alimentación y de la forma de apreciar y preparar los alimentos. Por tanto, la gastronomía no deja de ser un espejo a través de cual podemos apreciar la identidad cultural de todos los pueblos.

España, por ejemplo, es reconocido como uno de los principales destinos gastronómicos a nivel internacional; y, dentro de la gastronomía española, podemos apreciar algunos elementos culturales propios de su idiosincrasia.

El tapeo define una costumbre culinaria propia de la cultura española consistente en el consumo de las tapas, bien como aperitivo o como plato principal. Las tapas forman parte de nuestra gastronomía y del imaginario colectivo, pero lo que representa la cultura del tapeo va más allá del propio acto de comer, pues entraña una forma genuina de costumbre social. En esta misma línea, cabe destacar la proliferación y el creciente éxito de las “rutas de tapas”, que son cada vez más demandadas en nuestro país e incluso fuera de él.

especializada - fasttxt.es

La traducción de textos gastronómicos

Abordar la traducción de una serie de alimentos, platos y bebidas de un idioma a otro no es tarea fácil, pues las costumbres, la sociedad y la cultura son aspectos muy importantes a tener en cuenta. La traducción no deja de ser un proceso de comunicación intercultural, y el traslado de los elementos culturales es uno de los mayores retos a los que se enfrenta el traductor. Esto es especialmente visible en el ámbito de la traducción gastronómica.

La especialización o profesionalización de un ámbito trae consigo el uso de un léxico determinado que permite identificar, caracterizar y transmitir este conocimiento a profesionales y profanos. A este respecto, el ámbito de la gastronomía se caracteriza por el uso de un léxico muy específico que, además, puede variar enormemente en función del idioma.

La denominación de los platos conlleva a menudo términos o expresiones difíciles de trasladar a otras culturas. Por ejemplo, en el caso de nuestra gastronomía, ¿cómo traducir términos como banderilla, gamas a la gabardina o gilda? A estas unidades léxicas portadoras de gran contenido cultural y cuyo significado es comprendido casi en exclusiva por los hablantes nativos de la lengua se les denomina culturemas. Todas estas formas son una buena prueba de la estrecha relación existente entre léxico y cultura.

especializada - fasttxt.es

La traducción gastronómica como especialidad: características y recursos

Teniendo en cuenta el tipo de relación existente entre las dos culturas (origen y meta), el género textual en el que estas se insertan, la función y la naturaleza del culturema en el texto original, las características del destinatario y el objeto de la propia traducción, podemos afirmar que no existen estrategias unívocas para abordar una traducción gastronómica, sino una multiplicidad de soluciones y técnicas.

La traducción gastronómica se encuadra, comúnmente, en textos especializados de carácter técnico, debido en buena parte a la terminología específica empleada. Uno de los aspectos principales que se ha de tener en cuenta es la notable presencia de extranjerismos, sobre todo aquellos provenientes del inglés (aunque no en exclusiva). Esto es especialmente palpable en ámbitos como la repostería, con términos totalmente extendidos como cookies, muffin, panettone, crêpes, etc.

Por otra parte, cuando hablamos de traducción gastronómica, pensamos en seguida en cierto tipo de texto: una receta o un menú. No obstante, podemos clasificar los textos gastronómicos en tres tipologías principales en función de la tipología textual que en ellos predomine:

  • Textos directivos: nos dan instrucciones sobre procedimientos, como en el caso de los recetarios.
  • Textos retóricos: aquellos fragmentos de obras literarias que emplean elementos culinarios, ya sea para embellecer el texto o para transmitir un mensaje mucho más profundo dentro de la narrativa.
  • Textos descriptivos: menús y cartas de restaurantes, donde la información ha de ser lo más clara y concisa posible para que los comensales puedan reconocer cuáles son sus preferencias sin haber visto antes los platos a escoger.

Una vez hemos clasificado nuestro texto gastronómico, la traducción deberá adaptarse a la tipología textual y, por ende, a la intencionalidad comunicativa del mensaje.

especializada - fasttxt.es

Finalmente, algunas de las estrategias que podemos emplear en traducción gastronómica son:

  • Empleo de préstamos, sobre todo con aquellos términos que no requieran traducirse a la lengua meta por estar universalmente extendidos.
  • Huir de las traducciones literales y solo emplearlas en casos residuales.
  • No descartar añadir una breve descripción de los platos para aclarar las posibles dudas del comensal extranjero.
  • Apoyarse en recursos lingüísticos y páginas web de instituciones oficiales, como los diccionarios gastronómicos.
  • Tener en cuenta todos los factores extralingüísticos que giran en torno al proceso de traducción.

Si estás interesado en el mundo de la traducción gastronómica y necesitas traducir algún tipo de documento perteneciente al sector culinario (menús, cartas, recetas, folletos…), en FAST.txt contamos con un equipo de especialistas con gran experiencia en este ámbito. ¡No dudes en contactarnos!

Carlos Sánchez Luis

error: