Marketing digital y traducción de contenidos web

En las últimas dos décadas, Internet ha cambiado la vida de las personas en muchos sentidos: está alterando los hábitos de comportamiento y la manera en la que nos relacionamos, el modo en el que accedemos a la información, los sistema de trabajo y, por supuesto, las relaciones comerciales. A este respecto, cada vez son más las empresas que eligen el medio global de Internet para darse a conocer y expandir sus negocios.

A su vez, cada vez son más los usuarios que escogen Internet para buscar información, comprar productos, contratar servicios, etc. Este incipiente cambio en los hábitos de consumo responde fundamentalmente a la comodidad que supone poder realizar cualquier consulta o compra desde todo tipo de dispositivos (ordenador, tableta o teléfono móvil), el ahorro de tiempo que implica y la facilidad de encontrar ofertas y promociones en la red, entre otros motivos.

Por todo ello, es evidente que la presencia de las empresas en la red se ha convertido en toda una necesidad para ser competitivos y llegar a los clientes. En este sentido, las empresas cada vez se preocupan más por su “reputación online, es decir, la imagen que proyectan de sí mismas y la impresión que generan entre los internautas.

Esta globalización del comercio a través de Internet ha contribuido a que los servicios de traducción sean cada vez más necesarios, pues, si no se traducen los contenidos web a las lenguas del público meta, las empresas no podrán llegar de forma eficaz a los potenciales consumidores del producto o servicio promocionado.

 

El posicionamiento web: SEO y motores de búsqueda

La necesidad de estar presentes en la red ha dado lugar a que las empresas compitan entre ellas por ser más visibles y obtener un mejor posicionamiento en los motores de búsqueda. Ante esta situación, los principales motores de búsqueda, como Google, Yahoo! o Bing, han desarrollado un complejo sistema repleto de condiciones, restricciones y requisitos que deben cumplir los sitios web para que los motores de búsqueda los tengan en cuenta. Es así como han surgido los conceptos de SEO y SEM.

Ambos están relacionados con el posicionamiento en los motores de búsqueda, pero la principal diferencia ente ellos es que SEO (Search Engine Optimization) se refiere al posicionamiento de las páginas web para las búsquedas naturales que hacen los internautas, mientras que SEM (Search Engine Marketing) es un posicionamiento de pago, pues las empresas pagan por ser promocionadas

marketing -fasttxt.es

Traducción, localización y transcreación

La creciente preocupación por la adaptación de la traducción de los contenidos web a los destinatarios de la cultura meta ha dado lugar a la aparición de un término que se conoce como ‘localización’, y que consiste en adaptar el producto al mercado al que va dirigido.

Bajo este proceso de localización subyace un indudable componente comercial, pues el texto se concibe como parte inherente del propio producto, y no como un mero accesorio del mismo. Además, mientras que la traducción como tal suele hacerse a posteriori, en la localización es frecuente que se dé de manera paralela a la elaboración del texto original, pues ello facilita la expansión del producto en los diferentes idiomas simultáneamente.

En lo que respecta al concepto de ‘transcreación’, podemos hablar en este caso de una unión entre traducción y creación, derivada de esa necesidad de adaptar un texto origen a la cultura del destinatario meta. Y es que, en muchos casos, no basta con la traducción del texto, sino que se requiere de una auténtica interpretación y recreación del mismo para adaptarlo a los requerimientos contextuales de la cultura meta. En los textos publicitarios, a veces nos topamos con el reto de tener que abordar la traducción de juegos de palabras, referencias culturales e intentos de acercamiento al lector-cliente, lo que hace necesaria una “transcripción creativa del texto”.

 

Traductor y SEO

Cuando un sitio web se globaliza y pretende llegar a destinatarios de otras lenguas, resulta necesario adaptarlo a estos y conseguir que sea atractivo para ellos. Esto convierte la transcreación en una opción recurrente a la hora de traducir sitios web; en tal caso, el texto original ocupa un lugar secundario, pues el objetivo es recrear el texto de tal modo que funcione para los nuevos destinatarios.

marketing - fasttxt.es

En este sentido, las competencias del traductor no pueden ser meramente lingüísticas, sino que este se debe adaptar a los requerimientos del SEO. Luego, además del dominio de las lenguas origen y meta, cobra una importancia crucial en el plano lingüístico la capacidad de redacción. El traductor no solo se convierte en localizador, sino también en redactor de un producto nuevo —en transcreador—, ya que en muchos casos debe volver a crear los contenidos de las páginas. Tendrá como referencia la información del texto original, pero sus objetivos principales son la creación de un texto atractivo, la adaptación plena a la cultura meta y la utilización adecuada de las palabras clave.

Es importante aclarar que las palabras clave o keywords se refieren tanto a palabras como a conjuntos de ellas; de hecho, estas últimas son las más recomendables por ser más específicas y ayudar a centrar la búsqueda. De alguna manera, hay que adentrarse en la mente de los internautas e intentar adivinar cómo buscarán lo que el sitio web en cuestión ofrece.

En relación con esto, conviene tener en cuenta también la competencia instrumental del traductor, pues este debe conocer algunas de las herramientas disponibles que le permiten gestionar y medir si está realizando el análisis SEO de manera correcta (elección de palabras clave pertinentes, densidad y uso adecuado, análisis de los competidores en la red, etc.).

Finalmente, a estas cualidades creativas habría que añadir todo lo relacionado con las competencias extralingüísticas del traductor, que, además de conocer en profundidad las dos culturas que participan en el proceso comunicativo para poder adaptar el texto al destinatario meta, necesita también poseer ciertos conocimientos de marketing, y, sobre todo, de marketing digital.

 

Una nueva faceta del traductor

Visto esto, es indudable que el traductor debe adaptarse a los nuevos tiempos y a los requerimientos del mercado actual. Cada vez son más las empresas que recurren a estos profesionales para que se encarguen, en colaboración con el equipo informático, de la optimización de las páginas web. Es, sin duda, un campo nuevo de especialización en la traducción, un sector en auge, y el traductor debe aprovechar esta oportunidad con el fin de imponerse como el profesional idóneo en este campo.

Al igual que estas empresas, el traductor también debe buscar diferenciarse a través de la especialización en un ámbito con menos competencia y un alto potencial, como es el SEO. En un futuro, estas agencias necesitarán un perfil profesional que no solo oferte traducción y localización, sino que también conozca los requisitos de la redacción de contenidos web y de su transcreación.

En nuestra agencia de traducción, FAST.txt, la especialización es una de nuestra señas de identidad, y por ello contamos con los mejores profesionales en SEO multilingüe y traducción de contenidos web. Así que, si necesitas contar con profesionales en este ámbito y no sabes a quién a acudir, contacta con nosotros: confía en FAST.txt.

 

Carlos Sánchez Luis

 

error: